viernes, 28 de febrero de 2014

Así todos los días

"No podía esconder cómo se sentía. Es cierto que durante ese día había tenido momentos de gran felicidad pero llega la noche. Llegan las estrellas, llega la luna y llega esa melancolía. Ella se siente sola, por las noches no hay nada que la acompañe. No lo entiende, no quiere sentirse así, quiere ser fuerte. No quiere derrumbarse ante cualquier situación, le gustaría estar durante todo un día sin preocuparse sobre ciertos temas.
Ella necesita escuchar cada día esa palabra, esas cosas bonitas que se dicen para alegrarle el momento a alguien, o la noche, o la vida. Pero no llegan, no fluyen. Quizás se han atrancado en el ordenador, quizás no se le muevan las manos para escribirlo. O quizás ella realmente sea el problema".
No estás bien. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario