viernes, 28 de febrero de 2014

Adiós.

Me despido del único lector que me leía: yo. Si por casualidad alguien más me leía espero que todo vaya bien pero yo ya me he quedado sin voz para poder seguir escribiendo. 
Sí, se acabó. Tengo que asumirlo y es pero que con el tiempo consiga salir del agujero en el que me he metido.
Se acabó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario