martes, 8 de octubre de 2013

39 meses

Ella se encontraba acurrucada en él como si tuviera miedo. Le pasó el brazo por la barriga y posó su cabeza en su pecho. Le escuchaba el corazón latir y sentía que era la mejor melodía que había escuchado hasta ese momento. No quería moverse pues sentía que si se separaba lo más mínimo no volvería a él jamás. Él es para ella como el peluche que todo niño pequeño tiene para cuando se va a dormir o tiene miedo. Ese peluche que le enseña a todos pero que no permite que nadie lo toque. 
Para ella, él es más que una persona que se duerme con ella, para ella es el guardián de sus sentimientos y la protege de todo mal. Para ella, él es único y no puede describir cómo se siente cuando está con él. Es feliz y lo sabe aunque no llega a medir cuanto. Le quiere y le seguirá queriendo.
Escritos de una fotógrafa enamorada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario