miércoles, 31 de julio de 2013

Segundo de bachillerato

Hoy me he acordado de mis dos mejores años de instituto, de uno de ellos solamente hace un año pero hoy parecía que sólo hacía un mes que lo había terminado. He cogido los apuntes que tenía en un cajón guardado para buscar una carta y estaban asomados diciendo: "II República" o "Microeconomía". Las asignaturas no me gustaban porque no tenían nada que ver con lo que yo quería pero las clases sí. Las clases eran muy acogedoras pues éramos unos pocos solamente, porque los profesores eran muchos más cercanos, porque las bromas estaban siempre en las explicaciones de geografía, porque siempre nos daba gritos la profesora de economía cuando no nos enterábamos, por la chulería que desprendía la profesora de inglés, porque era la "clase más charlatana" y "nos jugábamos nuestro futuro en los exámenes". Me acuerdo que me agobiaba mucho estudiando porque no me enteraba pero luego sacaba buenas notas, me acuerdo que las clases de historia me las pasaba haciendo dibujos en la mesa con mi compañero, me acuerdo que en matemáticas siempre quería salir a corregir a la pizarra, me acuerdo que siempre en los descansos salía a hacer el mongui con mi mejor amiga, me acuerdo de la graduación tan alucinante que tuvimos.
Pero todo eso ha acabado, ya no hay más profesores cercanos ni ejercicios sin entregar, ya no hay bromas que valgan, no hay vídeos que grabar para la graduación, no hay nada de eso y lo echo de menos. Porque a pesar de adorar la universidad, no me importaría tener una semana entera de nuevo en el instituto, seguramente no mucho más porque tendría que estudiar lo mismo y eso aburre pero no aburren los descansos jugando a las cartas ni los nervios después de los exámenes. 
Las cosas cambiaron el 1 de octubre de 2012 y no volverán a ser como antes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario