jueves, 25 de julio de 2013

Perdemos a las personas que más queremos por estupideces. Pierdo a las personas que quiero por estupideces. Me doy cuenta de cuánto puede ser la estupidez cuando ha decidido marcharse y no deja ningún rastro de futuro. Eso pasa sobre todo cuando haces las cosas con la mejor intención del mundo y la cago, y la cagamos todos. 
Quizás ya no me queda ninguna acción buena por hacer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario