miércoles, 31 de julio de 2013

Segundo de bachillerato

Hoy me he acordado de mis dos mejores años de instituto, de uno de ellos solamente hace un año pero hoy parecía que sólo hacía un mes que lo había terminado. He cogido los apuntes que tenía en un cajón guardado para buscar una carta y estaban asomados diciendo: "II República" o "Microeconomía". Las asignaturas no me gustaban porque no tenían nada que ver con lo que yo quería pero las clases sí. Las clases eran muy acogedoras pues éramos unos pocos solamente, porque los profesores eran muchos más cercanos, porque las bromas estaban siempre en las explicaciones de geografía, porque siempre nos daba gritos la profesora de economía cuando no nos enterábamos, por la chulería que desprendía la profesora de inglés, porque era la "clase más charlatana" y "nos jugábamos nuestro futuro en los exámenes". Me acuerdo que me agobiaba mucho estudiando porque no me enteraba pero luego sacaba buenas notas, me acuerdo que las clases de historia me las pasaba haciendo dibujos en la mesa con mi compañero, me acuerdo que en matemáticas siempre quería salir a corregir a la pizarra, me acuerdo que siempre en los descansos salía a hacer el mongui con mi mejor amiga, me acuerdo de la graduación tan alucinante que tuvimos.
Pero todo eso ha acabado, ya no hay más profesores cercanos ni ejercicios sin entregar, ya no hay bromas que valgan, no hay vídeos que grabar para la graduación, no hay nada de eso y lo echo de menos. Porque a pesar de adorar la universidad, no me importaría tener una semana entera de nuevo en el instituto, seguramente no mucho más porque tendría que estudiar lo mismo y eso aburre pero no aburren los descansos jugando a las cartas ni los nervios después de los exámenes. 
Las cosas cambiaron el 1 de octubre de 2012 y no volverán a ser como antes.

jueves, 25 de julio de 2013

Give me love

A lo mejor cupido ya se ha cansado de dar tanto amor y él no recibir nada a cambio excepto las maldiciones que le echan por hacer que se enamoren de la persona equivocada.
¿Y si yo soy esa cupido?

Perdemos a las personas que más queremos por estupideces. Pierdo a las personas que quiero por estupideces. Me doy cuenta de cuánto puede ser la estupidez cuando ha decidido marcharse y no deja ningún rastro de futuro. Eso pasa sobre todo cuando haces las cosas con la mejor intención del mundo y la cago, y la cagamos todos. 
Quizás ya no me queda ninguna acción buena por hacer.

martes, 16 de julio de 2013

Ha sido el año más alucinante de mi vida

Les echo de menos. Y es que siempre me acuerdo de ellos, de mis compañeros de clase, de la gente con la que he pasado todo un año trabajando, riendo, saliendo, divirtiéndonos y la verdad es que echo de menos esos momentos. Porque me he dado cuenta que conecto con ellos, que no hay mejor grupo que el que hemos formado. No hay risas más verdaderas que las que nosotros nos echamos. Porque no hay gente que la lie tanto como nosotros, sobre todo cuando vamos a los 100 Montaditos.
Sinceramente, y podéis llamarme loca, quiero volver a empezar el curso simplemente para volver a quedar con ellos, para poder verlos todos los días, para poder celebrar los cumpleaños a lo loco, para quedar y hacer cosas juntos. Porque he comprobado que aunque nos vayamos a un parque a comer gusanitos, hacemos que ese momento sea irrepetible y único.
Lo que más me gusta de ellos, es que han estado en las malas conmigo y no han salido corriendo como los demás y por eso, muchas gracias a todos. Y sobre todo, gracias por hacer que encaje en un sitio, aunque sea el más raro y friki, me encanta nuestro sitio.
                                                 


sábado, 13 de julio de 2013

Porque he aprendido una valiosa lección

No sé exactamente que me ha hecho cambiar así de opinión y de ver las cosas (al menos hoy). No sé si han sido las duras palabras que recibí ayer pero que al fin y al cabo eran verdad, o que me he dado cuenta que no merece la pena. Tampoco sé porqué tiene que pasar el tiempo taaaaan rápido cuando a uno le gusta lo que está viviendo, porque sólo han sido cinco días, cinco maravillosos días donde he podido vivir todo. 
Simplemente tengo una sola razón por la que seguir así y no me hace falta ninguna más: él. Él hace que todos los enfados acaben en risas, él hace que desde que me levanto saque la sonrisa, él hace que todos los momentos los disfrute. Él hace que sea yo y sobre todo, que no abandone a nadie porque los amigos son la cosa más valiosa que tenemos.
Ahora sí han empezado mis vacaciones

jueves, 4 de julio de 2013

Y así continuamos todos

Se van acumulando las cosas y ahora mi vaso es el que está más lleno.