sábado, 20 de abril de 2013

Todo termina - todo empieza

¿Conocéis esa sonrisa que sale cuando la persona que llevas tanto tiempo queriendo, te dice por primera vez que te quiere? ¿Alguna vez os ha salido? A mí sí y, no solo el primer día. Porque hoy me ha salido esa sonrisa tonta, esa sonrisa que te hace tener las mejillas coloradas. Porque desde hacía un tiempo no me sentía así y ayer pasó algo, algo muy extraño que hizo que volviera a sentirme viva, querida
Todo lo que ha pasado me ha abierto los ojos, sé que tengo que poner primero mi corazón, que tengo que poner más cuidado en las cosas que digo y hago, que las canciones dan mucho que pensar, que las personas perfectas no existen. Es mejor saber que una persona te quiere a pesar de los defectos que por ser una persona perfecta y no tener fallos. A pesar de su imperfección, le quiero, puede que muchísimo más que antes. 
Una de las cosas que más me gusta de esto es que soy yo. Soy yo su elección. Soy yo la persona que ha elegido para querer. Soy yo la persona que ha elegido para sus besos, sus caricias, sus palabras y sus cosquillas. Soy yo la que ha elegido para que le haga feliz. Soy yo la que ha elegido para ser su amor. Soy yo y no otra persona la que ha elegido para compartir sus recuerdos [plasmados en un papel]. Y, quizás es eso lo que me hace seguir, saber que soy sólo yo junto a mi pequeña Zafiro, las que formamos parte de su vida.
Quiero a ese niño como si de verdad estuviéramos destinados a estar juntos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario