viernes, 19 de abril de 2013

Así estás pintando las cosas, de azul.

Te tengo miedo. Tengo miedo a las palabras que me puedas decir, las palabras que dejes al aire como indirecta. Porque cada vez que dices algo el corazón se me para y se acelera. Por eso, deja de hablarme hasta que no estés dispuesto a decirme lo que sientes, lo que me gustaría oír, lo que de verdad quieras decirme y no cosas sin pensar. No quiero más gritos imaginados, no quiero más conversaciones por redes sociales, no quiero más palabras frías, no quiero más indirectas, no quiero más borderías. No quiero nada de eso hasta que mi corazón pueda soportarlo sin sufrir ningún rasguño. Porque, al fin y al cabo, mi corazón siempre ha ido primero, siempre lo hará.

No hay comentarios:

Publicar un comentario