lunes, 11 de marzo de 2013

Hace varios días no entendía mi comportamiento. Creo que nadie lo entendía, por lo que todos estaban constantemente preguntándome. Pero hoy, da la casualidad que ha sido hoy, me he aclarado. La forma que tengo de tratar a los demás ha cobrado su sentido y ahora no me siento tan mal como antes. Conozco la finalidad de mis actos y, aunque no sé que efectos producirán, ya puedo seguir actuando de esta manera sin preocuparme de nada.
"El primer paso para entender a los demás, es entendiéndote tú mismo".

No hay comentarios:

Publicar un comentario