lunes, 17 de septiembre de 2012

Tenía miedo. Miedo a hacerme mayor. A que me trataran como una adulta sin tener en cuenta que aún vive una niña en mí. Hasta que llegó. Un esperado día en el que soplé 18 velas. El humo de aquellas velas se llevaron todos mis temores y mis miedos.

1 comentario:

  1. El miedo a creecer no es sino un miedo infundado por aquellos a los que la vida jamás les dio la oportunidad de enmendar erores,sin embargo hay gente que nace con la marca en la frente,gente decidida que como tu el día que deciden creecr se encuetran preparadas para dar y recibir, para amar y respetar para de ti lo mejor y por ello y por muchas más cosas eres una de las miles de personas que como yo tenemos la marca que como yo ese miedo esta superado per con la diferencia que yo sgo en la flor de la vida y tu das pasos de gitante hacia el mundo real;)

    ResponderEliminar