martes, 18 de septiembre de 2012

Es curioso cómo juzgamos a los demás y no nos damos cuenta de lo miserable de nuestro desdén hasta que nos faltan, hasta que nos lo quitan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario