domingo, 26 de agosto de 2012

~Se rompieron el corazón de mutuo acuerdo. No pueden estar juntos. No quieren estar juntos, porque si en verdad lo quisieran lo intentarían todo, pero no. Ambos son sensatos, realistas y demasiado románticos como para arriesgarse a perder todo “sólo” por intentarlo.~

sábado, 25 de agosto de 2012

Cuando alguien te dice que eres capaz, es cuando te das cuenta que lleva razón.

Tenemos la costumbre de decirnos que no somos capaces de hacer algo. Entonces es cuando realmente no podemos, ya que nuestra cabeza se hace la idea que por mucho que lo intente no lo vamos a conseguir. Por lo tanto siempre tenemos que ir optimistas por la vida para que hagamos bien todo lo que se nos presente. Estar orgulloso de nosotros mismos por saber que hemos sido capaces de hacer una cosa que hace un tiempo pensábamos que no íbamos a poder realizar. Sobre todo cuando están ahí, sabemos que nos apoyan y confían en nosotros, que de sus palabras va a salir un "tú puedes", son los amigos. Y cuando le demuestras que llevan razón, te superas a ti mismo.

viernes, 24 de agosto de 2012

Esos tiempos los recordaré como los peores de mi vida.


No tuve la oportunidad de despedirme. No pude ni agradecerle todo lo que ha hecho por mí.
—¿Y cómo me ves tú a mí?
—Como un misterio.
—Ése es el cumplido más raro que me han hecho nunca.
—No es un cumplido. Es una amenaza.
—¿Y eso?
—Los misterios hay que resolverlos, averiguar qué esconden.
—A lo mejor te decepcionas al ver lo que hay dentro.
—A lo mejor me sorprendo. Y tú también.

Pocas cosas engañan más que los recuerdos.

Pensar que no iba a dejarte nunca. Que siempre estarías a mi lado. Hasta que un día, sin quererlo, los dos desaparecimos, cada uno por su lado. Sin saber nada del otro. Y allí se quedaron nuestros recuerdos, en aquel rincón de aquel edificio. En aquel escondite secreto en el que guardábamos más que unas risas, más que una caricia, más que un beso.

Y me alejé, incapaz de decir el adiós que había llevado hasta allí.

Cuando acabamos una cosa, somos incapaces de decirle "adiós" si eso implica no volverlo a ver o a vivir. Porque ese "algo" en algún momento nos ha hecho pasar buenos momentos, hemos conocido a alguien, hemos aprendido algo. Por eso muchas veces no recibimos un "adiós" sino solamente un "hasta luego". Porque mantenemos la esperanza que algún día volveremos a ese lugar, veremos de nuevo a esa persona, viviremos algo parecido, etc. Lo que es seguro es que podemos traerlo a la mente cuantas veces queramos aunque no volvamos a ello. Siempre están esos recuerdos, que nos hacen reír, llorar, añorar, revivir tantos momentos como queramos. 

Esta noche dime que me quieres

«Estaba.. estaba pensando en ti. Estaba pensando en cómo te he echado de menos. Pero no durante estos útimos días. Si no siempre. Estaba pensando en que podríamos ser felices, en lo bonito que sería ser una pareja cualquiera, incluso aburrirnos en un sofá, mano sobre mano, delante de la tele. Estaba penando en lo bonito que sería discutir, decidir dónde ir de vacaciones, quizá no ponernos de acuerdo. Y en lo bonito que sería dejarte ganar... o no. [...] Pero lo más importante es que tengo ganas de amar, y tengo ganas de amarte a ti. Te quiero»

Porque un día estalló

Hasta que un día me di cuenta que eras como las demás, ya no eras esa persona especial para mí.

Aquí tienes un claro ejemplo de que nuestro "para siempre" ya es solo historia.

No quería que llegase el día en el que tendría que decirte "adiós" pero así es. Aquella niña inocente que me abrazaba con esa ternura que nadie más sabía transmitir se ha ido, no sé a donde pero por lo visto muy lejos. Sé que no voy a volver a ver a esa niña que tanto admiraba porque afrontaba cada problema con una sonrisa de lo más inocente. La quería, y mucho. Ahora que esa niña se ha ido, solo veo a una adolescente como otra cualquiera.