sábado, 4 de junio de 2011

No siempre es la última palabra la que vale

Y de repente te das cuenta, mientras estabas mirandote al espejo, que todas las promesas que un día te hicieron solo llegaron a ser palabras y nunca hechos. También te das cuenta que todo son palabras, una detrás de otra, sin dejar nunca de salir, pero pocas veces se convierten en hechos. Cuando terminas de pensar en esto, no paras de darle vueltas y vueltas a lo que hoy te había dicho ÉL, quería verte y, creiste que lo haría al menos eso esperabas hasta hace 2 horas, ahora en ese momento, no. Cuando tus lágrimas le dan por asomarse escuchas el sonido del portero, ¿y quién era? ÉL.En ese momento saltas de alegría por venir a verte o pegarle por haberlo hecho tan tarde, decides por lo segundo. El problema es cuando bajas y te lo encuentras en tu portal con su camiseta morada que más te gusta y un poco más arriba, los labios tan blanditos que tiene. Y en ese momento te das cuenta que cabrearse con la persona más bonita del mundo es de tontos y aunque el amor hace tonta a las personas, decides darle un beso y abrazarle para que JAMÁS se aleje de ti.
Experiencia vivida un día como el jueves
.

3 comentarios:

  1. es preciosa la entrada y me encanta tu blogg :)
    si no te importa te sigoo :)
    un besiitoo MUAKK!

    ResponderEliminar
  2. precioso :$
    ¡te sigo! pasate por mi blog
    http://detodomenosdecisiones.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  3. ingenioso titulo para un blog,me encanto,te sigo,me sigues?www.quierotomartumano.blogspot.com

    ResponderEliminar