miércoles, 29 de junio de 2011

Mi viaje :)

Dentro de varios meses recordaré como me fue el sábado que vi a mis niñas, el viernes que hice un añito con lo más bonito del planeta, el día Muxi'S, el viaje con mi familia.
Porque son momentos que es imposible olvidar aunque todavía no hayan pasado. No quiero olvidarlo nunca.

domingo, 26 de junio de 2011

Yo *-*

La misma chica que ríe,
habla un montón
y parece muy feliz,
es también aquella chica que puede llorar hasta quedarse dormida :)

sábado, 18 de junio de 2011

De cada derrota se aprende y todo tiene su por qué

Entonces te das cuenta que las tristezas son para darte cuenta de que las alegrías son lo mejor. Sabes que triste estarás pero intentarás que sea por poco tiempo y que pronto volverás a sonreir como una tonta. Que por mucho daño que te hagan, algo hace que el dolor se quite al menos por momentos. Que por muchas lágrimas que salgan, al menos una sabes que es por una carcajada. También en un momento en los que te siente mal, alguien estará allí para sacarte la sonrisa que más le gusta, hará lo imposible para que tus ojos se achinen por la forma en la que te ríes. Escuchas esa canción que te anima y desde ese momento sabes que casi nada va a poder cambiar tu sonrisa por una lagrima de tristeza.
Porque no hay nada mejor que escuchar que tu sonrisa es bonita, que alegra a cualquiera. Es cierto que para saber lo bonito que es estar feliz también hay que comprobar la tristeza. No hay nada mejor que ver una carcajada en medio de dos lágrimas. De saber que puedes hacer feliz a alguien y más sabiendo que ese alguien es de las personas a la que más quieres.
Hay que ser feliz al menos delante de la gente para que a la que no le caigas bien, vean lo feliz que eres. Sonreir sin complejo alguno. Sin miedo a que la gente se quede mirando como si estubieras loca.

viernes, 17 de junio de 2011

Amor y otros desastres

Quizas el amor verdadero sea una decision, la decisión de jugartela por alguien, de entregarte a alguien sin pensar si te va a corresponder o si te va a hacer o si te va a hacer daño o si es el amor de tu vida. Quizas el amor no es algo que te ocurre, quizas sea algo que tu escoges.

miércoles, 15 de junio de 2011

Si te pierdes, yo te encuentro.
Porque tu vives en .

domingo, 12 de junio de 2011

El silencio de la verdad

—Ahora tápate los ojos con un pañuelo o algo —me pidió— que yo ahora vengo.
Me empezaba a asustar, no sabía lo que iba a pasar en los minutos siguientes. Hice lo que me pidió, cogí un pañuelo y me tapé los ojos y, con mucho cuidado, me senté en la cama y subí los pies. Sólo tenía que esperar a que viniera.
—¿Te has tapado los ojos? —gritó desde la puerta.
—Llevo ya media hora —exageré un poco.
Noté cómo se sentaba en la cama, frente a mí. Olía a muchas cosas juntas, no podía distinguir ninguna y no sabía qué era.
—Tienes que adivinar qué es cada cosa —me explicó.
Me metió algo en la boca y no tuve más remedio que comérmelo. Era muy fácil.
—Es manzana —respondí.
—Vale… ¿y ahora? —me quedé pensando, era más difícil.
—¿Mandarina?
—Sí ¿y este? —me dio otra cosa.
—Mmm… esto es una nuez.
Estuvimos así aproximadamente cinco minutos, me dio más cosas y las reconocí todas, en algunas dudé, pero al final las averigüé.
—Pero ahora quiero algo diferente, ¡porfa! —sonreí mientras lo decía.
No se escuchaba nada en la habitación, no sabía lo que pasaba, porque aún seguía con los ojos vendados.
—Toma —al fin dijo algo.
—¡Ferrero Rocher! —exclamé.
Se sorprendió de que lo supiera, o eso me pareció, porque yo no veía nada.
—Eso no es diferente, quiero algo que me sorprenda, que… —me quedé pensando.
Noté cómo algo rozó mis labios. ¡Me besó! Eso si me sorprendió bastante, no me lo esperaba. Cuando terminó de besarme me quité el pañuelo, él estaba como si no hubiera pasado nada. No hice ningún comentario al respecto.
—Vale, ahora te toca a ti ponerte el pañuelo —le dije mientras yo se lo ponía. Tenía una sonrisa en la cara, le di varias cosas y las adivinó, se me ocurrió una idea.
—Ahora vengo —dije.
Fui a la cocina a por un bol con gominolas y volví al cuarto.
—Esto no lo vas a adivinar —le piqué.
—Es un ladrillo —acertó.
—Eso no vale… tú te sabes todas las gominolas que hay —le eche en cara.
—No te quejes, que tú has adivinado todo —parecía molesto.
—Sólo era una broma —cambié el tono.
—¡Otro! —exclamó para cambiar de tema.
Regaliz —dijo con cara de asco— ahora se me va a quedar el sabor.
—Toma —le di un Ferrero Rocher.
—Mmm… ¡Ferrero, Buenísimo! —dijo lamiéndose— pero dame otra cosa.
Le devolví el beso que me dio y estábamos en paz.
Deseé que existiéramos únicamente él y yo, pero no era así. Por desgracia nos interrumpió un mensaje de móvil.

viernes, 10 de junio de 2011

Fue increíble, increíble cada momento de tristeza en la mañana. ¿Saben por qué? Muy sencillo. Él no está toda la mañana pero cada ratito que puedo pasar con él, aunque solo sean 5 minutos, hacen que no pueda evitar sonreír. Fue increíble como un día que estaba mal por algo que me había pasado llegó él, me miró y toda mi tristeza se fue son su mirada. Fue como si al mirarme se llevara toda la tristeza que llevaba dentro. Al verme tan feliz, me preguntó que a qué se debía y no me salió otra cosa que "porque te he visto". Sin saberlo, él cambió el rumbo de mi día.
Si mi felicidad se debe a él, no quiero que se separe de mí. Porque antes me demostró que los días de tormenta no son tan malos si los pasa con la persona que más quieres.

jueves, 9 de junio de 2011

Recuerdos No plasmados en un papel

Siempre pasa lo mismo. Mil veces irán ya. El verle hace que no me acuerdo de que la tengo, de que está ahí. Siempre quiero una, al menos para que cuando la vea sonría, pero rara vez ocurre. Pienso que la razón es que quiero darle cada segundo un beso, un abrazo, decirle un "te quiero", hacer tonterías, simplemente quiero demostrarle lo mucho que le quiero. Y sé que haciéndome una foto puede que no se demuestre, o eso pienso yo. Creo que los mejores recuerdos no se quedan plasmados en un papel, sino grabados en el corazón.
En mi memoria de pez, la cual se me olvidan las cosas aburridas y solo se me quedan momentos con él, los subidones de adrenalina, las risas con ella, las tonterías con mis niñas, todos los momentos divertidos que simplemente vivo.

sábado, 4 de junio de 2011

No siempre es la última palabra la que vale

Y de repente te das cuenta, mientras estabas mirandote al espejo, que todas las promesas que un día te hicieron solo llegaron a ser palabras y nunca hechos. También te das cuenta que todo son palabras, una detrás de otra, sin dejar nunca de salir, pero pocas veces se convierten en hechos. Cuando terminas de pensar en esto, no paras de darle vueltas y vueltas a lo que hoy te había dicho ÉL, quería verte y, creiste que lo haría al menos eso esperabas hasta hace 2 horas, ahora en ese momento, no. Cuando tus lágrimas le dan por asomarse escuchas el sonido del portero, ¿y quién era? ÉL.En ese momento saltas de alegría por venir a verte o pegarle por haberlo hecho tan tarde, decides por lo segundo. El problema es cuando bajas y te lo encuentras en tu portal con su camiseta morada que más te gusta y un poco más arriba, los labios tan blanditos que tiene. Y en ese momento te das cuenta que cabrearse con la persona más bonita del mundo es de tontos y aunque el amor hace tonta a las personas, decides darle un beso y abrazarle para que JAMÁS se aleje de ti.
Experiencia vivida un día como el jueves
.